Sin categoría

Investigadores de la BUAP mejoran la calidad de los suelos

Los metales pesados están presentes en bajas concentraciones en la corteza terrestre, suelos y plantas. No obstante, como consecuencia de las diversas actividades humanas (principalmente la industrial), diversos compuestos de estos elementos se presentan en grandes cantidades en los suelos, causando la contaminación de acuíferos cuando son filtrados por las lluvias.

Para estabilizar la concentración de metales pesados en los suelos y hacerlos menos disponibles para los seres vivos, así como menos solubles en agua, integrantes del cuerpo académico Control de la Contaminación Ambiental, de la Facultad de Ingeniería Química (FIQ) de la BUAP, llevan a cabo un trabajo de biorremediación de suelo, el cual consiste en inocular bacterias promotoras de crecimiento en plantas de girasol y mostaza de la India.

Dr. José Carlos Mendoza Hernández

«La biorremediación es un proceso en el que se utilizan microorganismos para degradar, transformar o estabilizar compuestos tóxicos. Para ello, las plantas de estudio se inoculan con bacterias promotoras de crecimiento vegetal para suscitar su crecimiento, y estos microorganismos ayudan a estabilizar los metales pesados, disminuir el estrés de las plantas y llevar a cabo el proceso de biorremediación».

Dr. José Carlos Mendoza Hernández, coordinador de la carrera de Ingeniería Ambiental.

Las bacterias atrapan a los metales pesados o los mantienen cerca de las raíces de las plantas, lo cual impide su dispersión en el suelo y, por ende, su paso a los mantos acuíferos. De esta manera, se estabilizan compuestos tóxicos como arsénico, plomo, mercurio, zinc, manganeso, cromo, hierro, cobre y níquel, haciéndolos menos disponibles.

Las bacterias son obtenidas de la rizósfera (parte del suelo inmediata a las raíces de las plantas) de zonas contaminadas cercanas a las minas, mismas que al estar en contacto con los metales generan una resistencia natural. Entre estas se encuentran cepas de Serratia, Enterobacter, Klebsiella y Pseudomonas, las cuales fueron obtenidas en Zimapán, Hidalgo. La siguiente fase de este trabajo será la experimentación a nivel de campo.

En esta investigación participan también los doctores Gabriela Pérez Osorio, Janette Arriola Morales, Maribel Castillo Morales y Octavio Olivares Xómetl, investigadores de la FIQ e integrantes del cuerpo académico Control de la Contaminación Ambiental.

La contaminación por metales pesados ha aumentado considerablemente desde la década de 1900. Incluso los ambientes cercanos a las carreteras son contaminados por metales pesados emitidos de la combustión de los motores de los vehículos, que se depositan constantemente en pequeñas cantidades durante periodos largos de tiempo, acumulándose en el ambiente y siendo un peligro para los ecosistemas y la salud humana.

Por lo tanto, la concentración y biodisponibilidad de los metales desde los suelos a las plantas y otros organismos, así como su riesgo para la salud, siguen siendo cuestiones por resolver. En este sentido, el uso de bacterias promotoras de crecimiento vegetal puede ser una herramienta prometedora para estabilizar sus concentraciones y hacerlos menos disponibles.

Categorías:Sin categoría

Etiquetado como:,

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s