Rusia, la magnífica

La nación más grande del mundo posee un enorme legado, pero basta un par de semanas para conocer sus dos urbes principales: Moscú y San Petersburgo.

Enrique Delfín / VIAJERO INCANSABLE

Catedral de San Basilio, la imagen más emblemática de Rusia

Para los que vivimos de este lado del mundo, Rusia es un país casi desconocido. Su difícil idioma y extraño alfabeto, la gran distancia que nos separa y su turbulenta historia reciente —del socialismo represivo pasó a un capitalismo depredador sostenido por un régimen autoritario– son algunos de los factores que nos hacen renunciar a la idea de ir allí. Sin embargo, se trata de una nación con un gran legado histórico y cultural, viajar por ella es mucho más barato que hacerlo por el occidente de Europa, y basta un par de semanas para conocer sus dos principales joyas, Moscú y San Petersburgo.

Moscú

La capital rusa es la sexta ciudad más poblada del mundo, con 12 millones de habitantes. Cuenta con una impresionante colección de tesoros y tal vez el más famoso de ellos es la Plaza Roja, pues alrededor de ella se encuentran las construcciones más icónicas del país:

  • La Catedral de San Basilio. Terminada en 1561 bajo el reinado de Iván El Terrible, es un templo cristiano ortodoxo que originalmente se planeó como un conjunto de siete capillas —cada una con su correspondiente cúpula– dedicadas a igual número de santos, aunque más adelante se construyó una torre central para unificarlas. Una leyenda cuenta que el cruel zar mandó a cegar al arquitecto que la erigió, para que nunca pudiera volver a crear algo tan bello.
La fortaleza del Kremlin
  • El Kremlin. Flanqueada por el río Moscova, esta fortaleza amurallada alberga a cuatro edificios gubernamentales e igual número de catedrales —todas ellas coronadas por llamativas cúpulas doradas– además del Museo Estatal de Historia, el Mausoleo de Lenin y el famoso centro comercial Gum, entre otros puntos de interés.

Una visita a Moscú pasa obligadamente por alguno de sus célebres museos, como el Pushkin; su teatro Bolshói, donde se puede disfrutar de ballet y ópera de clase mundial; sus concurridas calles comerciales Arbat y Tverskaya; sus maravillosas estaciones de metro —llamadas por el dictador Josef Stalin “los palacios de pueblo”–, y muchos parques, iglesias y monasterios dispersos por toda la ciudad.

Moscow City

Moscú siempre ha sabido adaptarse a los tiempos, pero respetando las huellas de su pasado. Por ejemplo, de la época socialista quedan en pie Las Siete Hermanas de Stalin, polémicos rascacielos de estilo barroco y gótico ruso, y en la actualidad está creciendo a pasos agigantados Moscow City, un moderno centro financiero.

San Petersburgo

La segunda ciudad más grande de Rusia, ideada por el zar Pedro El Grande e inaugurada por él en 1703, es conocida hoy como La Perla del Báltico y La Venecia del Norte (por sus numerosos canales), sobrenombres que rinden homenaje a un sueño materializado sobre lo que eran unos terrenos pantanosos en la desembocadura del río Neva al mar Báltico. Gracias al talento de innumerables arquitectos franceses, alemanes e italianos, que colaboraron con colegas rusos de gran talento, se creó de la nada uno de los núcleos urbanos más espléndidos y armoniosos de toda Europa.

Museo del Hermitage

La capital del Imperio Ruso desde 1712 hasta 1918 alberga numerosos palacios, iglesias, parques, canales y puentes, que resulta una auténtica delicia recorrer. La joya de la corona sin lugar a duda la constituye el Museo del Hermitage, uno de los más grandes del mundo, formado por seis edificios entre los que destaca el Palacio de Invierno, antigua residencia de los zares.

El palacio de Peterhof

También sobresalen sus numerosos templos, como la Iglesia del Salvador sobre la Sangre Derramada y las catedrales de Nuestra Señora de Kazán y de San Isaac. Y —como si todos esos tesoros no fueran suficientes– en las cercanías de la ciudad se encuentran los palacios de Catalina y de Peterhof, este último la residencia de verano de los zares, también llamado El Versalles ruso por sus fastuosas fuentes y jardines.

Categorías:Sin categoría

Tagged as: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s