Sin categoría

¿A qué generación perteneces?

IRMA ASOMOZA / PhD

digital tablet and smartphone family

Millennial es una etiqueta más de las que solemos colocar a determinadas épocas, características, personas, etc., pero… ¿realmente es la generación la que determina las características, o es la fuerza de las etiquetas la que —aplicando la ley de resonancia– cumple con el cometido de las establecerlas?

Estos adultos jóvenes, cuya vida productiva es la que hoy está decidiendo el futuro de las próximas generaciones, de la misma manera están influidos por las generaciones pasadas, y sin duda dejarán cosas valiosas, pero… ¿cuál será el precio de su herencia?

La tecnología es el primero de sus legados que está dando aportaciones importantes a los campos de la medicina, la investigación y la robótica, pero al mismo tiempo está creando una brecha emocional en la convivencia y la comunicación humanas.

Tomemos como ejemplo la historia de Rosita: ella padecía una enfermedad muy específica y le recomendaron a un famoso especialista para que la atendiera. Después del ritual de apartar consulta y de sentarse dos horas en la sala de espera, pasó al consultorio y se encontró con un lugar muy elegante y una persona sentada frente a un gran escritorio con una moderna computadora. Casi sin mirarla y sin previa presentación, el doctor comenzó a hacerle preguntas. Después de recabar su historial y de capturarlo en la computadora, le entregó una orden impresa para una serie de análisis y medicamentos, finalizando la consulta con un “si quieres un recibo puedes solicitarlo en la recepción”. Rosita salió del consultorio, se entretuvo saludando a un conocido que encontró en los pasillos y después, al tomar el elevador, se volvió a encontrar a este “gran doctor”… ¡quien ni siquiera recordaba haberla consultado!

¿Será que la tecnología nos ha contagiado su robotización? ¿Qué fue de esos médicos familiares de antaño, que a lo mejor no estudiaron en el extranjero y daban sus recetas escritas a mano, pero que escuchaban a sus pacientes? ¿Es que ese modelo de atención ya no funciona?

¡Ojalá pudiéramos combinar la tecnología con la gentileza, la atención y la calidez, y utilizar con el corazón aquello que hemos aprendido con la cabeza! Y esto aplica en todos los campos… ¿será que los novios del futuro serán siris (aplicaciones informáticas con funciones de asistente personal), programados para satisfacer las necesidades humanas de cercanía? ¡No perdamos la maravillosa oportunidad de acariciar el alma y la vida! •••

Categorías:Sin categoría

Tagged as: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s