Sin categoría

10 recetas para ser feliz

¿Cómo podría definir en términos positivos la felicidad? Ese concepto, abstracto hasta la médula, es imposible de ser descrito directamente. Para hacerlo tengo que dar un rodeo por su sombra. Vaya entonces la definición: “Felicidad es estar cada día menos angustiado”, para lo cual puedo intentar dar algunos consejos sin ser tachado de iluso.

( 1 ) Cuando dudes de actuar, siempre entre “hacer” y “no hacer” escoge hacer. Si te equivocas tendrás al menos la experiencia.

( 2 ) Escucha más a tu intuición que a tu razón. Las palabras forjan la realidad, pero no la son.

( 3 ) Realiza algún sueño infantil. Por ejemplo: si querías jugar y te hicieron adulto antes de tiempo, ahorra una cantidad y ve a jugarla a un casino hasta que la pierdas. Si ganas, sigue jugando. Si sigues ganando, aunque sean millones, sigue hasta que los pierdas. No se trata de ganar, sino de jugar sin finalidad.

( 4 ) No hay alivio más grande que comenzar a ser lo que se es. Desde la infancia nos endilgan destinos ajenos. No estamos en el mundo para realizar los sueños de nuestros padres, sino los propios. Si eres cantante y no abogado como tu padre, abandona la carrera de leyes y graba tu disco.

( 5 ) Hoy mismo deja de criticar tu cuerpo. Acéptalo tal cual es sin preocuparte de la mirada ajena. No te aman porque eres bello, eres bello porque te aman.

( 6 ) Una vez por semana, enseña gratis a los otros lo poco o mucho que sabes. Lo que les das, te lo das. Lo que no les das, te lo quitas.

( 7 ) Busca todos los días en el diario una noticia positiva. Es difícil encontrarla, pero en medio de los acontecimientos nefastos, siempre y de manera casi imperceptible hay una. Que se descubrió una nueva raza de pájaros, que los cometas transportan vida, que un nene cayó desde un quinto piso sin dañarse, que la hija de un presidente intentó suicidarse en el océano y fue salvada por un obrero del cual se enamoró y se casaron, que unos jóvenes poetas bombardearon con 300 mil poemas desde un helicóptero, etc.

( 8 ) Si tus padres abusaron de ti cuando pequeño, confróntate calmadamente con ellos. Hazlo en un lugar neutro que no sea su territorio, desarrollando cuatro aspectos: “Esto es lo que me hicieron. Esto es lo que yo sentí. Esto es lo que por causa de aquello ahora sufro. Y esta es la reparación que pido”. El perdón sin reparación no sirve.

( 9 ) Aunque tengas una familia numerosa, otórgate un territorio personal. ¡Y que nadie pueda entrar ahí sin tu permiso!

( 10 ) Cesa de definirte. Concédete todas las posibilidades de ser y cambia de caminos cuantas veces te sea necesario.

Categorías:Sin categoría

Tagged as: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s