Sin categoría

Aprende a cuidar tu piel: skin care

Enero, es el mes de los propósitos y metas, cómo aún no ha concluido, te invitamos a darte la oportunidad de conocer e iniciar un nuevo hábito de salud, pero para el cuidado de tu piel.

Alguna vez, ¿has oído hablar del skin care? Básicamente, se refiere al cuidado que le damos a nuestra piel para mantenerla saludable. Se asocia con las rutinas que seguimos y los productos que usamos para que nuestro rostro luzca fresco y sano.

El factor más importante para determinar que productos y metodología usar, ciertamente, dependerá de nuestro tipo de piel: normal, graso, mixto o seco. No obstante, su estado puede variar considerablemente según los diversos factores internos y externos a los que es sometida.

¿Cómo identificar tu tipo de piel?

  • Piel normal: “Normal” es un término utilizado ampliamente para referirse a la piel bien equilibrada. El término científico para la piel sana es eudérmica.
  • Piel seca: Es un tipo de piel que produce menos sebo que la piel normal. Como consecuencia de la falta de sebo, carece de los lípidos que necesita para retener humedad y formar un escudo protector.
  • Piel grasa: Caracterizada por una producción acrecentada de sebo. La hiperproducción se conoce como seborrea.
  • Piel mixta: Como su nombre indica, es una piel que consta de una mezcla de tipos de piel.

¿Cómo implementar una rutina de skin care?

Una rutina de cuidado de piel mínima y completa es aquella que incluye tres pasos: desmaquillar y limpiar, hidratar o humectar y proteger. Asimismo, los pasos van aumentando en la medida en que identifiques necesidades específicas de tu piel, tales como manchas o líneas de expresión.

  1. Desmaquillar y limpiar: Consiste en tratar de eliminar siempre todo el maquillaje de tu rostro antes de dormir. El objetivo de esta limpieza es retirar los compuestos orgánicos volátiles que provienen de la contaminación ambiental; así como eliminar residuos de maquillaje, grasa, toxinas y células muertas.
  2. Hidratar o humectar: ¿Cuál es la diferencia? La hidratación ayuda a llevar humedad al interior de nuestra piel por medio de sueros o cremas ligeras, mientras que la humectación ayuda a crear una barrera protectora entre la piel y el medio ambiente evitando que la humedad se escape. La humectación se hace por medio de cremas o aceites. Cabe resaltar que quienes tienen piel grasanormal o piel jóven, pueden prescindir de la humectación.
  3. Proteger de agresores externos: Este paso ayuda a protegernos de los principales agresores externos que dañan nuestra piel, tales como los rayos UV, la contaminación ambiental o las luces solares, artificiales y azules.

Recuerda que, no sólo es un tema estético, antes de comenzar a comprar o aplicar algún producto es importante tener consciencia del estado de salud de nuestra piel, para poder cuidarla como se merece, lo principal es acudir con un dermatólogo certificado para que pueda hacer una revisión y decirte cómo podrías mejorar su apariencia, qué daños tiene y qué tratamiento es el más recomendable para ti.

Categorías:Sin categoría

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s