Fernando Manzanilla: En esta pandemia, aprendamos de nuestros errores y revolucionemos conciencias

Diversos líderes e intelectuales han señalado que esta crisis global ha puesto al descubierto nuestra fragilidad ante la fuerza de la naturaleza. De nueva cuenta, el planeta nos ha recordado que somos tan vulnerables como cualquier otro organismo vivo que habita esta casa común, que es la Tierra. Y que eso de ser la “especie dominante” es una ilusión. ¿Cómo podemos aprovechar esta crisis global para revolucionar conciencias?

Fernando Manzanilla Prieto / DIPUTADO FEDERAL

Hasta el momento, son varias las lecciones que nos ha dejado esta pandemia. La primera y más importante es que, frente a las grandes amenazas globales, ya se trate de un fenómeno astronómico, geológico, climático o biológico, al final todos estamos expuestos por igual.

En una carta abierta titulada What is the Corona-Covid-19 Virus Really Teaching us? publicada por el periódico británico The Sun el 23 de marzo, Bill Gates ha señalado que el coronavirus nos ha venido a recordar que, a pesar nuestras diferencias culturales, religiosas, ideológicas y financieras, todos somos iguales ante la enfermedad y que no importa dónde estemos ni las fronteras que haya entre nosotros, todos estamos interconectados. La lección es muy clara: frente a problemas globales debemos diseñar respuestas globales. Es urgente una acción colectiva global.

Otra de las reflexiones difundidas por Bill Gates, es que hemos deforestado y contaminado el planeta hasta enfermarlo y es por eso que estamos enfermos. En esta ocasión, ha sido un cuerpo microscópico, un pedazo de material genético, el que ha puesto en riesgo la viabilidad de nuestra especie y de la civilización, tal y como la conocemos. Por fortuna este riesgo es bajo. Pero hay coincidencia en que, si nos seguimos negando a escuchar al planeta y continuamos aferrados a un sistema de vida sustentado en la depredación irracional de recursos, es muy probable que fallemos como sociedad en el intento de coexistir armónicamente con nuestro entorno y, tarde o temprano, fracasemos como especie.

Gates también señala que el coronavirus nos ha venido a recordar que, como sociedad, le hemos dado demasiado valor a las cosas, cuando lo más importante es la convivencia familiar, la interacción social y el desarrollo del espíritu. En otras palabras, hemos ido perdiendo nuestra capacidad de ser humanos, en el sentido ético y moral del término. La gran lección de esta crisis es que tenemos que cambiar nuestra forma de pensar y de valorar lo que realmente es importante para alcanzar el bienestar y la felicidad en lo individual, pero también como sociedad y como humanidad.

Finalmente, Bill Gates señala que otro de los recordatorios que nos deja este momento de crisis es que hemos perdido el rumbo sobre la que debería ser la principal de nuestras tareas como sociedad: ver por los demás en aras del bienestar de todos. En general, hasta ahora el coronavirus está golpeando primero a los países desarrollados y, por lo que hemos visto, éstos han sido incapaces de contenerlo antes de que cause serios estragos. El costo en vidas y a la economía de estas naciones ha sido muy alto. Ahora imaginemos el impacto que tendrá en los países en desarrollo, donde imperan condiciones de pobreza, malnutrición, enfermedades crónico-degenerativas en amplios sectores de la sociedad.

La profunda brecha social y económica entre países ricos y pobres (así como las diferencias internas en cada país), pueden multiplicar el efecto negativo de la pandemia. Algunos analistas hablan de la posibilidad de que la humanidad enfrente varias oleadas del virus hasta que esté disponible una vacuna efectiva. Estos nuevos brotes provendrán de países en desarrollo incapaces de contener el virus. La lección es muy clara: es urgente replantear los términos del sistema económico mundial a partir del concepto de solidaridad global. Hoy tenemos la capacidad y es perfectamente posible cambiar el modelo económico hasta lograr que todos se beneficien del desarrollo económico y tecnológico global. Al igual que Bill Gates, yo prefiero ver esta pandemia, más que como un desastre, como una gran oportunidad de aprender de nuestros errores, corregir el rumbo y revolucionar consciencias.

Categorías:Sin categoría

Tagged as: ,

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s