Sin categoría

¡Haz que suceda ese milagro que esperas!

13.jpgCristina Guiza / TANATÓLOGA – VALLE DE LOS ÁNGELES

Esperas un gran milagro —o muchos–, pero generalmente no haces lo apropiado para que llegue(n). Esperas conseguir ese trabajo soñado, pero no buscas en los lugares apropiados y aceptas lo que te llega primero. Esperas que tu negocio crezca, pero no buscas alternativas de mercadeo, relacionarte con las personas apropiadas, innovar tus estrategias… Esperas que tu pareja cambie porque hace mil cosas que no te gustan, pero eso no va a suceder sólo porque lo desees. O bien esperas que un problema se solucione y le das mil vueltas en tu cabeza hasta que pierdes el sueño, pero pierdes de vista el único objetivo que verdaderamente importa: encontrar una solución, que no va a llegar mientras la esperas sentado.

Los milagros divinos sí suceden, pero para que las puertas se abran de par en par primero debes actuar. Nada conseguirás tumbándote en el sillón para ver televisión, o refugiándote en el alcohol, o quejándote porque te sientes víctima de las circunstancias, o deseando la suerte y la vida de otros. Cada quién debe emprender su propia lucha, y lo único que necesitas hacer es organizarte, tomar conciencia y poner manos a la obra.

Deja los resentimientos y mejor invierte tu tiempo en ti, lo que no implica “darle vuelo a la hilacha”, sino detectar las áreas de tu vida que necesitan un rediseño. El primer paso es amarte, pues de lo contrario seguirás atrapado en un círculo vicioso. Amarse a uno mismo no significa inflar el ego, sino adquirir conciencia de que eres una creación perfecta y que Dios te dio un montón de talentos que tal vez están dormidos y que necesitan ser despertados por ti.

¿Cómo lograrlo?

1. Toma conciencia de tus lastres. Los miedos, resentimientos, falta de autoestima y creencias autolimitantes influyen mucho en tu actuar.

2. Decisión y voluntad. Para generar cambios hay que moverse: creer es crear.

3. Perseverancia y disciplina. Para cambiar actitudes es necesario establecer hábitos de cuidado personal y sustituir lo viejo por lo nuevo.

4. Amor propio. Aquello que anhelas para tus seres queridos deséalo para ti, y traza acciones para lograrlo.

5. Fe y paciencia. Tomará algo de tiempo lograr ese “nuevo tú”, pero no te desesperes… ¡al decidirte a hacerlo ya diste el primer paso!

Categorías:Sin categoría

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s