Sin categoría

Con medida, saludables, pero en exceso… ¡perjudiciales!

3

Lulú Farrera / DIRECTORA DE SALUD INTEGRAL INTELIGENTE

Las frutas y los vegetales son fundamentales dentro de una dieta sana y balanceada, pero muchos de ellos contienen sustancias potencialmente tóxicas para nuestro organismo si se consumen en exceso. A continuación, algunos ejemplos:

  1. Glucósidos cianogénicos. Las ciruelas son tan deliciosas que a veces nos quedamos saboreando un buen rato sus semillas, hasta que se abren revelando una pulpa amarga con sabor almendrado. Ése es el sabor de los glucósidos cianogénicos, precursores del hidrógeno de cianuro, potencialmente letal. Esta sustancia también se encuentra presente en las semillas de las manzanas y en el interior carnoso de los huesitos de melocotones, duraznos y cerezas, y también en la yuca (mandioca) y las almendras. Pero no te preocupes: tendrías que masticar y tragar las semillas de más de veinte manzanas, por ejemplo, para estar en riesgo.
  2. Las papas contienen esta una toxina natural para defenderse del ataque de animales, insectos u hongos. También está presente en las berenjenas y los tomates, aunque en menor concentración. En grandes dosis es muy venenosa, pero en porciones moderadas es inofensiva. ¡Tendrías que comerte unas 70 papas grandes para envenenarte!
  3. Los frijoles y otras legumbres que vienen dentro de una vaina proporcionan una buena cantidad de proteína, son altos en fibra y producen una sensación de llenura, entre otros beneficios. Sin embargo, también contienen lectinas, que no podemos digerir y por lo mismo producimos anticuerpos contra ellas. Algunas personas incluso desarrollan intolerancia a estas sustancias y se sienten hinchados y adoloridos del estómago cuando las consumen.

Las lectinas también están implicadas en el síndrome de intestino irritable, que se manifiesta con estreñimiento, vómito, diarrea e hinchazón. También pueden causar artritis, esclerosis múltiple, úlceras pépticas, alergias y diabetes tipo 2. Sin embargo, en la mayoría de los afectados el malestar nunca va más allá de una simple indigestión.

  1. Las verduras frescas son ricas en nutrientes que ayudan a prevenir el cáncer y las enfermedades cardiovasculares, pero también contienen nitratos, que provienen del agua y los fertilizantes en los cultivos, particularmente el estiércol.

Los nitratos interfieren en la producción de glóbulos rojos y con el tiempo pueden generar coágulos muy perjudiciales. Por ello es recomendable lavar muy bien las verduras, pues los nitratos se disuelven en el agua.

  1. La canela es una de las especias más populares, pero contiene cumarina, una sustancia que podría dañar el hígado de algunas personas. Busca la canela de Ceylán, más cara aunque con mucha menos cumarina que la contenida en la falsa canela proveniente de la corteza de casia, que es la más vendida.

Todos los alimentos arriba descritos son tan saludables como recomendables, pero ya conoces la máxima: de lo bueno, poco, y de lo malo… ¡también! Después de todo, es la dosis la que hace al veneno.

Categorías:Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s