Sin categoría

Adelgaza para siempre… ¡saboreando!

3

¿Te preocupa tu peso? ¿Tu salud? Debes establecer algunos cambios en tu dieta y desarrollar una nueva forma de ver la comida.

Lulú Farrera / DIRECTORA DE SALUD INTEGRAL INTELIGENTE

De todos los placeres que ofrece la vida, quizá el que más disfrutamos es… ¡comer! Y —por supuesto– comer alimentos sabrosos, de esos que no puedes probar sólo uno. Sin embargo, la gran mayoría de ellos están preparados a base de un alto contenido calórico (mucha grasa, harina y/o azúcar).

Si esta razón te ha llevado a comer en exceso y al sobrepeso, no es difícil de entender. Nos estamos sobrealimentando por el disfrute y placer que obtenemos del sabor de la comida. Pero… ¿te has preguntado si existe una razón específica que te lleve a comer demasiado? Esta motivación podría estar basada en la elección de tus alimentos (qué comes), en la forma en que estás comiendo (tus hábitos alimenticios) y el por qué estás comiendo (lo que está directamente ligado con tus emociones).

Sin embargo, déjame decirte algo: ¡por supuesto que la gran mayoría disfrutamos los alimentos que ingerimos… pero existen personas que viven para comer! ¡Sí, la comida es lo máximo en sus vidas! Hablamos entonces del comedor hedonista, que hace del placer el mayor bien de la vida. Este tipo de comedor está enfocado en la selección de sus alimentos y regularmente elige, por supuesto, lo más sabroso. ¿Quieres saber qué características tiene este tipo de comerdor? Aquí te van:

  • Siempre busca pasársela bien… ¡y lo consigue!
  • Su placer se extiende sobre todo a la comida.
  • El acto de comer le aporta una inmensa satisfacción.
  • ¡Le encanta hablar de comida!
  • Rechaza los alimentos que no son sabrosos.
  • Conoce los mejores restaurantes y lugares donde se come rico.
  • Consume una gran cantidad de alimentos con alto contenido de grasas y azúcares.

¿Te preocupa tu peso? ¿Tu salud? Debes establecer algunos cambios en tu dieta y desarrollar una nueva forma de ver la comida. ¡Una vez que establezcas esto, perderás los kilos y será difícil que los recuperes!

¡Saborea la comida!

Come despacio, con bocados pequeños. Mastica con lentitud y traga antes de otro bocado. Deja los cubiertos en la mesa entre bocado y bocado. Haz pequeñas pausas mientras comes. Imagina que el alimento que estás comiendo es una copa del mejor vino: siente su textura, sus sabores, sus olores y las sensaciones que te producen.

Categorías:Sin categoría

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s