Sin categoría

La soledad de las mujeres… y cómo combatirla

Los estereotipos son construcciones ficticias bien arraigadas en nuestro imaginario colectivo y en nuestro día a día, pero siempre será posible combatirlos.

Érika Alatorre / PRESIDENTA DE TAN CERCA LLEGANDO LEJOS

Las mujeres, desde el principio de la historia, hemos recorrido un camino lleno de obstáculos para lograr trascender, y el más severo está en los roles estereotipados que vivimos por ser mujeres, atribuidos siempre la reproducción y el trabajo doméstico… ¡Somos sinónimo de fragilidad, inestabilidad, sumisión y dependencia! En contraposición, a los hombres les ha tocado el rol productivo, el de ser proveedores y cabezas de familia, vinculado con cualidades como la valentía, el carácter dominante y la fortaleza. Estos roles, que nos han marcado desde la infancia, generan en muchos casos situaciones de desigualdad y discriminación.

Las mujeres tendemos —en virtud del aprendizaje de los roles– a priorizar a la familia sobre el resto de nuestra satisfacción personal o profesional. Nuestra felicidad está mediatizada por lo que “se espera” socialmente de nosotras, quedando siempre en un segundo plano.

Siempre abrumadas por exigencias impuestas en relación a la pareja, familia, trabajo y rol social, en muchas ocasiones nos sentimos solas, y este sentimiento deriva de la dependencia de estar pendiente de los otros, lo que es demasiada exigencia.

¿Y nosotras? Nos olvidamos de conectarnos con nuestra alma, con nuestro cuerpo, con nuestras emociones y sobre todo con nuestra conciencia. No sabemos quiénes somos, dejamos atrás nuestras creencias, virtudes, valores y talentos por ir en la búsqueda de satisfacer a otros.

11

El problema es de nosotras, que nos olvidamos hasta de que somos mujeres. ¡Estamos tan acostumbradas a posponer nuestras necesidades y deseos! Por ejemplo, nuestra salud: si somos madres llevamos a los hijos puntualmente al pediatra, pero nos olvidamos de sacar una cita para nuestra revisión periódica. ¡Eso está mal, no debemos ser la última prioridad! A la larga, el mal hábito de siempre postergarte te llevará a la frustración porque, aunque te olvides de que eres mujer, sigues siéndolo. No importa si eres madre, profesionista, empresaria o política: sigues teniendo necesidades básicas, como cualquier ser humano.

Así que empieza a cuidarte. Date tiempo para ti. Ve la manera de tener tiempo para descansar, comer saludable y hacer lo que te guste; practica un deporte o sal a caminar. Estudia una carrera, gana presencia y haz que tu voz sea escuchada. Conquista espacios, oportunidades y retribuciones en el campo laboral.

Tampoco te sientas culpable si te preocupas de tu apariencia física o si acaso quieres hallar momentos para estar sola. Date permiso para ser mujer, no te permitas sentirte sola.

No olvides que esa aprobación no depende de nadie: debe aparecer de nuestro interior. Celebra y grita tus logros y errores, valora tus aciertos y permanece en paz y armonía. El autoconocimiento, la buena conexión con tu cuerpo y tu relación con la vida te permitirá combatir esa impresión de soledad, sin depender de la aprobación de otros.

18

Esos otros nunca estarán contentos, porque son como un comprador: siempre descontento y demandando, presionando y esperando que seamos la súper mamá o la súper mujer, lo cual genera que nos olvidemos de nuestro eje y entonces es cuando se produce esa sensación de soledad.

Como ves, los estereotipos son construcciones ficticias bien arraigadas en nuestro imaginario colectivo y en nuestro día a día, pero es posible combatirlos.

¡No estás sola! Seamos compañeras en este viaje para transformarlo en un aprendizaje continuo y para seguir siempre adelante. Estamos navegando en un mismo barco… ¡construyamos un futuro mejor para nosotras, para nuestros hijos y para la sociedad!

 Tan Cerca Llegando Lejos

La autora de este artículo, Érika Alatorre Abundis, preside la asociación civil Tan Cerca Llegando Lejos, conformada por mujeres profesionistas quienes desde hace diez años se dedican a apoyar a sus congéneres para que puedan enfrentar y superar la violencia de género.

Categorías:Sin categoría

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s