Sin categoría

Cómo detectar a tiempo los cánceres femeninos

José Luis Hernández Acosta / MEDICO RADIÓLOGO – LABORATORIOS CHOPO

Las mujeres pueden detectar a tiempo dos de los más frecuentes tipos de cáncer: el de mama y el de matriz, con la finalidad de someterse a un tratamiento con altas expectativas de éxito.

Cáncer de mama

El mejor aliado es una autoexploración mensual, que comienza con una inspección visual: colócate de pie en un área bien iluminada y frente a un espejo. Mírate cuidadosamente y detecta si hay algún cambio en el tamaño de uno de los senos, si los pezones están a la misma altura, si tienes alguna bolita u hoyito en la piel, o si se presentan áreas que se aplanan o se fruncen. Haz esta operación ocular en tres posiciones: con ambos brazos a los lados, levantados y con las manos en la cadera.

También hazte una palpación. Para ello existen métodos muy sencillos: estrella (divide la mama en ocho partes y recorre cada una de ellas de afuera hacia adentro, hasta llegar al pezón), circular (mueve tus dedos índice, anular y medio de esta forma alrededor del seno, haciéndolo progresivamente en círculos más pequeños, como una espiral, hasta llegar al centro), reloj (divide tu mama como las horas del reloj y, empezando desde la posición de las 12, mueve tus dedos desde el área externa del seno hacia el pezón, y continúa este movimiento siguiendo el sentido de las manecillas), y vertical (explora la mama con tres dedos, moviéndolos de arriba hacia abajo y pasando por el pezón.

En caso de encontrar alguna anomalía no temas, porque aproximadamente un 80% de las enfermedades del seno son benignas.

A partir de los 40 años, las mujeres necesitan someterse cada año a una mastografía, un estudio específico del pecho con rayos X.

6

Cáncer cervicouterino

Todas las mujeres que hayan iniciado su vida sexual deben realizarse un Papanicolau, una prueba diagnóstica en la que se analizan células del cuello uterino. La frecuencia de este estudio varía de acuerdo a la historia clínica de cada paciente, y suele ir de un año hasta cada tres.

Cuando el Papanicolau arroja la presencia de células anormales que pudieran ser cancerosas o precursoras de cáncer, la paciente deberá someterse a una colposcopía, una prueba con la que se puede ver de forma ampliada la superficie del cuello del útero, gracias al empleo de un dispositivo provisto de lentes de aumento.

Categorías:Sin categoría

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s