Sin categoría

Bienestar y desarrollo

Construir bienestar va más allá de sentirnos felices en un momento del día, en fiestas o vacaciones.

Mary Paz Herrera / CEO soyemprendedora.org

Según la Organización para la Cooperación del Desarrollo Económico (OCDE), un tema que debería ponerse en el centro de las políticas públicas es la felicidad de los ciudadanos, pues el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) ha registrado un descenso en el bienestar auto reportado, a través de los indicadores de satisfacción con la vida (bajó de 8.2 a 7.9) y de seguridad (cayó de 6.6 a 4.7).

El Producto Interno Bruto (PIB) es y seguirá siendo el indicador más importante de la actividad económica; sin embargo, no es suficiente para medir el progreso de la sociedad, por lo que resulta fundamental conocer qué genera felicidad y bienestar en la vida de la gente, pues lo que no se conoce y no se mide no se puede mejorar.

¿Qué tan feliz y satisfecho estás con tu vida? Mide tu bienestar en: www3.inegi.org.mx/sistemas/midetubienestar/Cuest.aspx La felicidad implica una profunda reflexión de cómo valoras tu vida con respecto a los temas importantes en el contexto en el que te encuentras, mientras que la calidad de vida está valorada en términos del acceso a ciertos satisfactores y progreso material.

19-2

El 47.3% de los mexicanos están satisfechos con su vida, pero el restante 52.7% están desde moderadamente hasta nada satisfechos. La OCDE ha sugerido a los gobiernos contar con una base de datos que revele qué hace felices a las personas, generando canales para que se expresen al respecto. Ya con esta información, los mandatarios deberían estar dispuestos a empoderar a la población en situación más precaria, a crear un eficiente sistema de seguridad y justicia y a construir un capital social basado en la confianza entre todos.

Construir bienestar en nuestra vida va más allá de sentir felicidad en un momento determinado del día, en fiestas o vacaciones. Y podemos aprender a hacerlo siguiendo las siguientes pautas:

  1. Incrementar tu propio nivel de confianza, siendo una persona confiable y honesta.
  2. Mayor participación ciudadana en el diseño de políticas públicas, y al momento de exigir al gobierno transparencia y combate a la corrupción.
  3. Tener libertad para tomar decisiones importantes en tu vida, hacerte cargo de ti mismo y saber que buena parte de lo que te suceda dependerá de lo que hagas o dejes de hacer.
  4. Generar mayores conexiones sociales para disfrutar, trabajar y participar con nuestra comunidad.

La generosidad es otro de los componentes del desarrollo, e implica apoyar a las personas con mayores necesidades, abrir oportunidades para mejorar los niveles de escolaridad y lograr un aprendizaje que lleve al desarrollo de mayores capacidades.

Finalmente, es importante saber que nuestros estados de ánimo son cruciales para ser felices, alcanzar metas, establecer conexiones sociales, mantener la salud, ampliar nuestras capacidades en la solución de problemas y mejorar las posibilidades de tener un trabajo más satisfactorio y con mejores ingresos.

Un estudio de la OCDE, La felicidad paga, plantea que ésta es un predictor de mejores ingresos. Se dice que el dinero no la compra, pero esta investigación demuestra que ser feliz cuando se es joven ayuda a ganar más dinero, y que las personas más felices son productivas, ascienden rápido, son creativas y enfocadas, trabajan mejor en equipo y padecen menos enfermedades y rotación laboral. Esto plantea un cambio de paradigma: buscar primero la felicidad y después el dinero, y tener mayor bienestar para generar mejores ingresos.

Algunos datos

19-1

Los aspectos en los que los mexicanos manifiestan mayor satisfacción —en una escala que va del 0 a 10– son:

  • Vida familiar (8.6)
  • Autonomía (8.5)
  • Salud (8.2)
  • Vida afectiva (8.2)
  • Trabajo (7.7)

En contraste, los aspectos peor calificados son:

  • Situación económica (6.5)
  • Situación del país (6.8)
  • Tiempo disponible (6.8)
  • Educación (6.9)

Las variables relacionadas con los niveles más altos de satisfacción están relacionadas con:

  • Nivel elevado de escolaridad.
  • Realizar alguna actividad física (y más si es a nivel competitivo).
  • Tomar decisiones libremente.
  • Situación económica.
  • Buen estado de salud.

Por el contrario, los niveles más bajos de satisfacción se asocian con las siguientes variables:

  • Un integrante de la familia con problemas de drogadicción o alcoholismo.
  • Haber experimentado discriminación.
  • Enfermedad delicada o fallecimiento de un(a) hijo(a).
  • No haber tenido mejores oportunidades que los padres.

Categorías:Sin categoría

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s