Sin categoría

Más allá del ego

Cuando dejamos el ego a un lado, el corazón llega a su máxima expresión de amor, lo que te permite estar en equilibrio, armonía y paz.

Paty Carrillo / TERAPEUTA DE ÁNGELES

 13-1

El ego es ese algo sutil —a veces no tanto– que te mantiene unido a todas las emociones humanas que te hacen sufrir por sentir que nunca es suficiente, a pesar de que le des todo al mundo competitivo en el que vives, que te ama y elogia sólo cuando estás en el “camino correcto” hacia la felicidad: la acumulación, el prestigio, el éxito… pues si no tienes nada de esto estás absolutamente perdido. Lo anterior, por supuesto, te da miedo porque representa la muerte misma desde la perspectiva del ego. Pero… ¿qué hay más allá del ego y de todas estas percepciones que te mantienen esclavizado y siempre insatisfecho?

El primer punto es entender que somos más que un título, una casa, un nombre, una competencia… si logramos comprender que nuestro ser va más allá de todo esto, que existe un nivel de conciencia superior en cada uno de nosotros que nos abre una perspectiva a una realidad distinta —mucho más sutil, en armonía y en equilibrio, que no representa una lucha constante–, nos daremos cuenta de que el ego nunca ha sido una realidad, y entonces podremos ver la vida  desde una perspectiva diferente, desde una mente libre del ego.

13-2

Este es un cambio sumamente importante, porque cuando el ego deja de exigirnos atención, le abrimos paso a una mente maravillosamente creativa capaz de diseñar un infinito de estrategias y alternativas de solución a absolutamente cualquier obstáculo que se presente en nuestro camino. Estos obstáculos, de hecho, dejan de serlo, ya que nuestra mente consciente no conoce de limitaciones, pues tiene acceso a todos los recursos con los que contamos y además es capaz de crear nuevas y maravillosas posibilidades a partir de ellos. ¡La mente libre de ego está completamente abierta para construir de maneras que nunca has podido imaginar!

Cuando dejamos el ego a un lado, el corazón también llega a su máxima expresión de amor, ya que es capaz de reconocer este sentimiento en cada una de las cosas, personas y situaciones que le rodean. La capacidad de amar se vuelve mucho más poderosa y llega a un nivel mucho más profundo de entendimiento, en el que te das cuenta de que todo lo que hay a tu alrededor es una proyección de ese renovado amor, muy lejos del rencor, resentimiento y toda emoción negativa alimentada anteriormente por el ego, y que no permitía la expresión completa y verdadera del ser, que te permite estar en equilibrio, armonía y paz.

Lograr esta transición del ego no implica someterlo o de plano desaparecerlo; por el contrario, significa establecer una tregua con él, reconocerlo y agradecerle por lo que ha significado hasta este momento en nuestras vidas… Esa es la mejor manera de restarle fuerza, poder y control, para que nos permita estar en sintonía con la Conciencia Universal, abiertos a recibir todas las cosas maravillosas que tiene para nosotros, a vivir emociones y sensaciones totalmente positivas… ¡Más allá del ego existe la vida misma, la plenitud, el gozo de vivir en libertad!

Categorías:Sin categoría

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s