Sin categoría

Cuidado personal… ¿vanidad o amor propio?

Es una excelente idea invertir en nosotros mismos para ofrecerle al mundo nuestra mejor versión. ¡Más que simple vanidad, el cuidado de nuestra apariencia es un signo inequívoco de amor propio!

Vitacel Cryo / PALMAS PLAZA Locales 20-A y 20-B

Para la psicología, el ego es la instancia psíquica a través de la cual el individuo se reconoce como yo y es consciente de su propia identidad, pero existen quienes no saben controlarlo: defienden su opinión sin escuchar la de otras personas y frecuentemente suelen ser fuente de conflictos con amigos, familiares, pareja o compañeros de trabajo.

Sin embargo, el ego no es en su totalidad algo negativo… si se sabe controlar. En realidad, es una parte activa y dinámica de nuestra personalidad, y juega un papel importante en nuestras vidas. Vivir sin ego sería prejudicial, pues nos da sentido de identidad y organiza nuestras ideas, experiencias y percepciones del mundo. Llevar el ego a una dimensión saludable sí es posible, pero es preciso que vaya acompañado de dos elementos fundamentales: el autoconocimiento y la inteligencia emocional.

6

El vernos bien, sentirnos seguros y cuidar nuestro aspecto físico son actitudes que también forman parte de nuestro ego, un ego que transmite confianza y autoestima. Alimentar el ego de forma sana pasa por reconocer nuestros defectos, nuestros miedos ante nosotros mismos y ante otras personas, y nos ayuda a crecer personal y emocionalmente.

Ahora bien… ¿qué tanto debemos cuidarnos y procurarnos? En una primera instancia se podría decir que lo necesario para vernos y sentirnos bien, pero hay muchas posturas tan divergentes como subjetivas al respecto. Hay quienes afirman que no debemos ponernos límites en este renglón, pues todo lo que invirtamos en nuestra persona redundará en nuestro beneficio personal, profesional, emocional, etc., pero los detractores sostienen que es una frivolidad imperdonable gastar en ropa, cosméticos, tratamientos e intervenciones quirúrgicas para mejorar nuestra apariencia.

Como en todo, la verdad está en el justo medio. La ciencia y la tecnología ponen a nuestro alcance cada vez más productos y tratamientos que nos ayudan no sólo a vernos bien, sino a retrasar y/o atenuar los signos del envejecimiento. Y en un mundo cada vez más competitivo lo cierto es que una apariencia agradable y juvenil puede abrirnos muchas puertas.

En consecuencia, no solamente no es malo, sino que resulta deseable, invertir en nosotros mismos para ofrecerle al mundo nuestra mejor versión. ¡Más que simple vanidad, el cuidado de nuestra apariencia es un signo inequívoco de amor propio!

Categorías:Sin categoría

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s