Sin categoría

Una misión divina

ENRIQUE DELFÍN / ANALISTA DE CINE

19

Así como las madres están destinadas a proteger a sus hijos en todo momento, los padres tienen la misión de arrancar a sus vástagos de los brazos maternales para arrojarlos sin miramientos al mundo y sus peligros. Y ésta es una tarea impuesta por el mismísimo Dios.

La anterior es la tesis central de la magnífica película El regreso, del cineasta ruso Andréi Zviáguintsev, uno de los grandes referentes del cine contemporáneo. Su cámara nos sumerge en la fría atmósfera de la Rusia post soviética, que ha perdido todos sus referentes y apoyos tras la caída de su autocrático régimen. En este contexto dos niños llegan a su casa para encontrarse con la noticia de que su padre ha vuelto después de doce años de inexplicable ausencia. Lo que sigue es un viaje de aprendizaje y descubrimiento, nunca terso, siempre difícil, un rito de iniciación que los marcará para siempre.

Seguramente el espectador encontrará la relación de estos tres personajes despojada de todo sentimiento, y deseará que el padre lleve a cabo su tarea con cariño. Sería lo ideal, sin lugar a dudas, pero cuando las circunstancias son tan agrestes e impiden el florecimiento del amor, lo que queda es cumplir con la misión divina. •••

Categorías:Sin categoría

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s