Sin categoría

La importancia de la mujer en el núcleo familiar

IRMA ASOMOZA ••• PhD

Toda la vida hemos escuchado que detrás de un gran hombre, hay una gran mujer… sin embargo, yo creo que si ella empuja, también jala, tiene influencia, coopera, participa y trabaja. Es la chispa que enciende el fuego, la esencia de un aroma, el centro de toda familia. En todas las jerarquías, estatus sociales, círculos políticos, académicos y populares, la mujer es la cereza del pastel.

Madres, hijas, esposas, compañeras, colaboradoras, jefas… todas hacen notar, con su mera presencia, el esfuerzo y el trabajo en todos los contextos. Como ejemplo tenemos varios matrimonios famosos: George H.W. Bush y su esposa Barbara —fallecida recientemente–, Barack y Michelle Obama, Vicente y Cuquita Fernández, Humberto Zurita y Christian Bach, Eduardo Capetillo y Bibí Gaytán, entre muchas parejas que uno se encuentra en la vida y que —aunque no sean famosas o conocidas–, nos llevan a reflexionar y a creer en el amor.

father telling scary stories to his daughter

Cuando nos encontramos con parejas que han formado una familia y llevan juntos décadas, solemos preguntarnos cómo ha sido su convivencia a lo largo de tanto tiempo. En el pasado, cuando los divorcios no eran tan frecuentes como en la actualidad, las mujeres de la casa tenían que hacer todo tipo de milagros: atender al esposo y a los hijos, los quehaceres domésticos, las finanzas familiares y hasta sobrellevar las neurosis de todo el clan. Aparentemente reinas, tenían que quitarse la corona y ponerse un delantal, una gorra de chofer, una bata de doctor o una escoba que no ni voladora ni mágica.  Su sonrisa iluminaba la casa durante los momentos difíciles de los hijos en la escuela o del esposo en sus negocios. Desde temprana hora llenaba el espacio de vida, cuando el resto de la familia ni siquiera había abierto los ojos.

En este momento de la historia muchas mujeres son incluso el sostén de sus familias, haciendo todo lo anterior, pero sin una pareja a su lado. Creo que ha llegado el momento de que tú, mujer, eje de la casa, pienses en ti. ¡Ya no te sientas culpable por tomarte una tarde, un descanso o una diversión! Habla cuando tengas que hacerlo, sé firme en los momentos cruciales y olvida las directrices culturales que te minimizan. Mientras mejor te encuentres, más ritmo tendrá lo que gira a tu alrededor. Y a todos los demás miembros de la familia les pido agradecer la presencia de una mujer en el centro de su casa, que a veces no vemos, pero que siempre aparece en el momento adecuado. •••

Categorías:Sin categoría

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s