Sin categoría

¡Modera tu consumo de alcohol!

Son muchos los padecimientos físicos y psicológicos relacionados con el abuso del alcohol, y uno de los más peligrosos es la cirrosis hepática… ¡aprende cómo hacerle frente!

PABLO GARCÍA MIGOYA / EXPERTO EN VINOS – SOLERA VINOS Y LICORES – TOTAL WINE, S.A. DE C.V.

Empty wine bottles after a party

El exceso continuado en el consumo de alcohol puede llevarnos a terribles padecimientos, y uno de los más temidos es la cirrosis, una enfermedad crónica del hígado. Las células de este órgano van siendo reemplazadas por tejido cicatrizado, lo cual interfiere progresivamente con su funcionamiento normal. Las causas pueden ser muy diversas, aunque el alcoholismo es una de las más frecuentes.

El problema de este padecimiento es que a menudo no da síntomas importantes hasta que el hígado está muy afectado, y entonces las posibilidades de mejora son menores. Algunos de ellos son: náuseas, vómitos, malestar general, pérdida de apetito y de peso, ictericia (coloración amarilla de la piel y de la parte blanca de los ojos), agrandamiento del hígado, acumulación de líquidos en el abdomen (ascitis), picores en la piel, etc.

Interpretación emocional

Al ser el hígado la morada de la rabia y la indignación, emociones como la ira o el resentimiento que se van guardando durante años pueden destruirlo. Por lo tanto, debemos generar emociones positivas para conservar la buena salud de este órgano.

También debemos expresar, a tiempo y sin temor, los disgustos de la vida cotidiana, y asumir que cada quién es el único responsable de su felicidad, por lo que no debemos de culpar a nadie por cualquier cosa que nos pase.

Tratamiento

Si bien existe una amplia gama de medicación alópata para este mal, es muy recomendable acercarse a alternativas más naturales, máxime si se toma en cuenta que en el hígado se procesan todos los medicamentos y no debemos sobrecargarlo cuando ya presenta algún tipo de daño.

La fitoterapia nos brinda varias opciones, como la alcachofa y el cardo mariano (Silybum marianum), dos plantas cuyas propiedades facilitan el drenado del hígado. El segundo en particular es un buen desintoxicante hepático (preguntar al médico en caso de que seamos hipertensos o tomemos antidepresivos). También pueden ser de gran ayuda la menta, el boldo, el romero y la sábila (aloe vera); esta última, además de favorecer el trabajo del hígado, también beneficia el sistema inmune, gracias a su rico contenido de Germanio, un elemento químico que elimina los dañinos radicales libres causantes del deterioro del organismo.

Otros coadyuvantes naturales en el tratamiento de la cirrosis son la echinacea y el propóleo, útiles para elevar las defensas, ya que muchos pacientes se vuelven más propensos a infecciones. Finalmente, es importante personalizar cada caso, ya que hay pacientes que además presentan diabetes, nerviosismo, mala digestión, etc.

Wein und Champagner Korken auf dunkelem Hintergrund (Wein Konzep

Nutrición

El control de la dieta por un especialista es vital. Hay que abstenerse del consumo de alcohol, tabaco y cualquier tipo de droga. El médico vigilará si se puede tomar algún tipo de medicación y la dosis, y seguramente recomendará un suplemento multivitamínico, ya que en la cirrosis la absorción de nutrientes se ve afectada.

Una dieta baja en sal ayudará a no retener más líquidos y a facilitarle el trabajo al amigo del hígado, el riñón, ya que este drenará parte de lo que no pueda hacer el primero. Por este mismo motivo debe de seguir una dieta estricta, ya que las funciones de depuración y filtrado de ambos han quedado menguadas.

Hay que comer en poca cantidad y controlar la cantidad de azúcar, ya que la diabetes es un gran riesgo asociada con la cirrosis. Debe aumentarse el consumo de verduras, frutas y cereales, pero hay que reducir el de lácteos, grasas y proteínas animales. También deben potenciarse los alimentos que favorecen la función del hígado (apio, rábano, alcachofa, zanahoria y nabo).

El estreñimiento debe evitarse a toda costa, ya que aquellos los residuos que no se eliminan vía intestinal se desechan a través del hígado, colapsándolo aún más. La levadura de cerveza puede ser muy beneficiosa, ya que actúa como un multivitamínico suave, ayuda a depurar el hígado y es muy rica en zinc y cromo, dos minerales muy importantes para el control de los niveles de azúcar en sangre. Finalmente, es muy recomendable acompañar a una buena alimentación con ejercicio moderado y constante. •••

Categorías:Sin categoría

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s