Sin categoría

Dolor… ¿para qué?

Dolor… ¿para qué?

El dolor tiene varias consignas en nuestra vida: desde proteger nuestra salud hasta domar nuestro ego.

Irma Azomoza PhD / Transpersonal

 

Seguramente lo primero que te preguntaste al leer el título de este artículo fue: “¡¿Acaso el dolor tiene una función?!”. Pues aunque no lo creas, sí. ¿Has visitado a un algún enfermo en el hospital, y al despedirte de él le has dicho “¡Échale ganas!”? ¿Y qué crees que pensó él? “¡¿Y cómo #$%&/* le hago?! ¡Si lo supiera no estaría aquí!” Y sí, la gente sufre, padece, se crea problemas y ni siquiera sabe por qué.

Todos los seres humanos funcionamos con una consciencia chiquitita, y toda la demás Dry prickly plant on a white backgroundinformación está guardada en el disco duro de la mente. Y aunque no la tengamos presente en todo momento ahí está, y surge en el momento en que un disparador la detona y entonces la manifestación del dolor o la enfermedad no se hace esperar.

El dolor tiene varias consignas importantes en nuestra vida:

  • Protegernos incluso de nuestra propia salud; por ejemplo, cuando el estrés es muy alto, en lugar de que te dé un infarto te da un fuerte resfriado que te obliga a descansar.
  • Obtener atención, amor e importancia dentro de la familia, aunque ésto puede convertir al dolor en una forma de manipulación.
  • Hay creencias sociales, familiares y personales con respecto al dolor y la enfermedad, y se forman a nivel inconsciente “alianzas familiares” generadoras de culpa; por ejemplo, cuando permaneces sano en medio de seres queridos enfermos.
  • También el dolor te rinde cuando necesitas bajarle al ego.
  • Si no eres generoso, puede que la vida te lleve a gastar en medicamentos y doctores para que aprendas la lección. Otro caso relacionado con la enfermedad es la necesidad de hacer intercambios con Dios ofreciendo tu salud para que otro sane; lo que no es precisamente una muestra de generosidad, sino miedo a un sufrimiento mayor.

Como puedes ver, la lista es interminable. Pero piensa: en ti está el poder de sanar o seguir utilizando el dolor como un medio de subsistencia.

Categorías:Sin categoría

Tagged as: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s