Sin categoría

El origen del dinero

chest

Mónica Cázares

Directora General de Casa EPUHC.
Docente y Guía Montessori con más de 25 años de experiencia.
International Academy of Eclectic Psychoterapists, Inc. (WAEH).
Instituto Superior de Cultura Física “Manuel Fajardo”.
Inder-Cuba, Centro de Estudios Montessori.

En tiempos antiquísimos se realizaban cambios en especie. Uno tenía necesidad de un caballo y lo obtenía dando a cambio cierto número de ovejas o sustancias alimenticias de los que el otro tenía necesidad. En estos intercambios se hacía necesaria una medida precisa, que se establecía de común acuerdo; por ejemplo, que un caballo valía seis ovejas. Pero ante la necesidad de facilitar los cambios se tendió a poner como tipo de valuación una sola cosa con cierto valor. Los antiguos romanos así lo hacían, y aún existe la palabra pecunia para indicar dinero. Los griegos tenían al buey como unidad de valor, y los egipcios el camello. Todavía hoy se practican usos semejantes entre algunos pueblos aislados.

Había una vez un cierto Alid Said que necesitaba un barco, y fue con un árabe a preguntarle qué quería a cambio de su bote. Éste le dijo que no tomaría nada a cambio más que marfil, y que un tal Mohamed necesitaba telas y a cambio le daría marfil. Pero Alid Said no tenía telas, aunque fue con él, quien le dijo que un tal Gererib tenía una gran cantidad de tela y la cambiaria gustoso por alambre. Alid Said se puso muy contento, porque él tenía grandes cantidades de eso, así que fue con Gererib, le cambió el alambre por tela, la tela se la dio a Mohamed, recibió el marfil y se lo llevó al árabe… ¡y finalmente obtuvo el bote!

Es evidente que la necesidad de facilitar estos cambios llevó a la humanidad a buscar una materia única que todos pudieran aceptar a trueque. Esto dio paso al origen del dinero. La materia única tendría que reunir muchos requisitos: ser fácilmente reconocible y no estar sujeta a alteraciones. A dicho fin se destinó el oro, pero también se tenía que medir y al principio las barras eran muy pesadas, aunque luego se hicieron más pequeñas y se distinguieron con signos para distinguir su lugar de origen. Así surgieron las monedas, principio del largo camino que ha recorrido el dinero hasta nuestros días.

Categorías:Sin categoría

Tagged as: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s