Sin categoría

¿Por qué procrastinamos?

Rusty Chain Background

Alain Rivera
Licenciado en Artes Plásticas y Psicoterapeuta

Procrastinar implica un sentido de ansiedad generado ante una tarea pendiente, en ausencia de fuerza de voluntad para concluirla. El acto que se pospone puede ser percibido como abrumador, desafiante, inquietante, peligroso, difícil, tedioso o aburrido, es decir, estresante.

Vivimos en un sistema que adelgaza el conocimiento para sus propios intereses, destruyendo la vida misma, dividiendo pensamientos, intoxicando a la gente con odio, preocupaciones económicas, fracasos, falta de identidad, prototipos inalcanzables y sueños imposibles. Este sistema produce seres humanos retrógradas, frustrados por su mente parlante y atolondrados por no saber cuál es su prioridad. La voracidad ha envenenado nuestras almas y somos esclavos del tiempo. Nuestra ciencia nos ha vuelto cínicos: pensamos en exceso y sentimos menos, lo que se ve reflejado en nuestras acciones.

La procrastinación provoca dificultades en la vida, ya que evitamos la responsabilidad. Mentimos para justificarnos, propiciamos el papel de víctimas y nos enrolamos en este sueño de pesadilla. Tendemos a caer en depresión, a tener una actitud pesimista ante la vida, y enseñamos a nuestros hijos a actuar de la misma forma.

Lo primero que tiene que hacer el hombre es orientarse, reflexionar y cuestionarse, hacer un diagnóstico de su propia existencia recordando las palabras del maestro Facundo Cabral: Si haces lo que amas estas benditamente condenado al éxito. El ser humano tiene el don de crear y transformar, se dignifica mediante el trabajo creativo, en ese proceso se construye y se ve reflejado en su creación. De la misma manera, si no acabas lo que inicias, te conviertes en un hombre incompleto, sin terminar, derruido.

Analiza tu situación de vida, cambia lo que tienes que cambiar. El verdadero capital es el capital de vida… ¡no lo desperdicies! Es cierto que vivimos en un sistema; sin embargo, tú puedes hacer en esta vida un paraíso o un infierno, eso depende de cómo te cuentes la historia en tu mente. Tú puedes ser un axioma y provocar el cambio, ya que de lo que tenemos control es de nuestros pensamientos, y por lo tanto de nuestra actitud y de nuestro actuar. No es en el exterior de nosotros donde debemos buscar la solución al problema del ser humano, sino en el interior de cada uno.

Categorías:Sin categoría

Tagged as: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s