s

Ser hijos de nuestros padres, y no padres de ellos

Spiegelbild in bunter Pftze

Evelina M. Mendoza Martínez

Guía Montessori

Muchas veces al ser padre se quisiera que nada le pasara a los hijos, todo el tiempo detrás de ellos, sobre-cubriéndoles con chamarras y bufandas porque hizo una pequeña ráfaga de aire, lavándole el cachete con alcohol si un extraño le dio un pequeño pellizco de aprecio o agrado como saludo, prohibiéndole salir a la lluvia porque se va a mojar, sin dejarlo andar solo cuando empieza a caminar porque no vaya a ser que se caiga y lastime, en fin, todo eso no son más que inseguridades que no dejan  lugar al crecimiento personal y a la independencia.  Es necesario educar desde la confianza en la capacidad del niño para  que se desarrolle en su esencia, y el padre o madre ser el apoyo, la guía, el amor incondicional. Dejar crecer con libertad (ojo, manteniendo los límites para no caer en el libertinaje). Según Susan Forward, los padres tóxicos ofrecen un amor hostigante e inmaduro, al proyectar sobre hijos sus inseguridades para reafirmarse personalmente, y así, tener mayor control sobre sus vidas y la de sus hijos.

¿Qué vuelve a un padre “tóxico”? Existen diversas razones, puede ser por amor, pero también inseguridades, miedos, necesidad de control, muchos conflictos interiores lo cuales lo convierten en amor egoísta y asfixiante. Todo ello tiene historia atrás a tratar. Esto no lo justifica, pero sirve para comprender un poco mejor el comportamiento. Lo preocupante, es que los familiares que despliegan las artimañas de la toxicidad, lo hacen hacia criaturas que están en pleno proceso de maduración personal, donde se empieza a formar su personalidad, su autoestima, y es por ello que es dónde más llegan a afectar, es cuando se tiene mayor influencia sobre el niño.

En EPUHC, siguiendo el sendero de la Educación Para Una Humanidad Consciente, creemos que hay que, precisamente, tomar consciencia de estas situaciones, liberarse de ataduras, buscar esa libertad, “ser hijos de nuestros padres, no padres de ellos”, y realizar cada quien su propio rol, lo más importante es darse permiso para ejercer el derecho a la vida, el mejor regalo que nuestros padres han podido darnos, es la vida.

Categorías:s

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s