Sin categoría

¿Cómo nuestras emociones y pensamientos afectan nuestra salud?

¿Sabías qué tus pensamientos o emociones tienen la capacidad de enfermar tu cuerpo?
De acuerdo al terapeuta con especialidad en Desarrollo Humano, Enrique Piña, en entrevista para el Programa Más Sana, esta premisa se asevera con base en el enfoque psicocorporal y psicosomático.

Ambos conceptos se fundamentan en que, el ser humano es un ente constituido en cuerpo, mente, emociones, conductas y espíritu (conciencia que desarrollamos o deterioramos a través de nuestras prácticas como meditación, religión, etc), y que una influyen en la otra.

Con base en lo anterior, no es de extrañarse que, nuestras emociones y pensamientos sí pueden predisponer a nuestro cuerpo a adquirir una enfermedad o, incluso, sanar.

Según nuestro especialista, tal hecho no tiene que ver con una acción de decretar, pero sí tiene que ver con la predisposición y más a través de nuestros pensamientos. Es decir que, si pensamos constantemente que nos vamos a enfermar, derivará en que sí nos enfermemos.

¿Por qué ocurriría ello? Aunque no hacemos aparentemente nada, nuestro cuerpo genera una tensión, estrés o cansancio, que colaborará a que nuestras defensas bajen; por lo cual, el cuerpo no podrá reaccionar con efectividad ante un agente externo -enfermedad-.

En el actual contexto por pandemía, por Covid-19 sucede lo mismo. La gente tienen miedo a contagiarse por lo cual ha sometido su cuerpo a un gran estrés que puede mermar las defensas, creando condiciones y predisposición para recibir el virus.

Sin embargo, no solamente influye la parte de los pensamientos, sino como preparo mi cuerpo, es decir, si bebo suficiente agua, si consumo nutrientes, hago actividades para mantener fuerte al sistema inmune.

Según, Piña la enfermedad es un canal de lo psicocorporal.

Refiere que, la sociedad científica tiene la creencia de que las enfermedades como el cáncer u otras son hereditarias,  sin embargo, esto no es del todo cierto. Porque todos los seres humanos albergan células cancerígenas o que darán pie a ciertas enfermedades; sin embargo, unos las desarrollarán o no. Ello, dependerá de cómo se alimenten los individuos e incluso del modus vivendi, es decir, como viven el día a día.

Enrique Piña y Érika Rivero

También, señala que no debemos olvidar que somos seres en un constructo social; aprendemos justo por lo que vemos y nuestro primer círculo social es la familia. Por lo cual, “si mi papá tiene cáncer, no es determinante que yo tendré; pero sí heredamos patrones de comportamiento como, no expresar emociones, no comer verduras y proteínas, beber sólo refrescos, etc. Hábitos saludables para responderán a la enfermedad.

¿Cómo podemos crear una barrera de defensa?

Porque todo tiene que ver con las emociones y como se relaciona con nuestro cuerpo, Piña nos sugiere hacer una instrospección para:

  • Aprender a escuchar nuestro cuerpo. Diálogar conmigo mismo.
  • Nutrir nuestro cuerpo, no sólo vigilar el alimento físico sino como estímulamos nuestra mente.
  • Crear hábitos saludables.

Categorías:Sin categoría

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s