Sin categoría

Échale un ojo a tu autoinfidelidad

Por Lulú Ferrera

¿Has pensado alguna vez en la infidelidad? quizá siempre a la mente salta la idea de que serás víctima de ella, pero pensando que la infidelidad vendrá de parte de un tercero es decir, de tu pareja -para empezar- de tu familia, de tus hijos o de tus amigos.

Entendiendo la infidelidad como una traición, ¿te has visto como infiel o fiel? Probablemente dirás, ¡yo nunca! Quizá nunca haya pasado por tu cabeza, pero seguramente llegará el momento o tiempo en que lo pensarás y, además, decidirás.

Aparecerá como madurez, como reflexión, como conciencia, necesidad o simplemente como decisión, en el mejor de los casos.

Para empezar, tendríamos que entender qué es la autoinfidelidad; es decir, la habilidad que podríamos y deberíamos tener de ser fieles a nosotros mismos o, si lo quieres ver desde el otro lado, no ser fiel a ti mismo.

Auto fidelidad es la conducta correcta que debemos mantener en todo momento, basada en lo que queremos y lo que hacemos, es actuar con autenticidad en todas las actividades que desempeñamos y ser fiel con nosotros mismos como seres humanos.

Si tratamos de mantenernos en este camino seremos capaces de hacer con mayor eficacia nuestras obligaciones, ser honestos y responsables en todos los aspectos de nuestra vida. No traicionando nuestras creencias y principios.

La autofidelidad fortalece nuestras relaciones personales, nos construye como seres humanos, nos ayuda a ser sinceros, confiables y nos impulsa a ejercer un liderazgo positivo sobre nosotros mismos; es el medio para fortalecer nuestro carácter, desarrollar la prudencia y un comportamiento verdaderamente auténtico ante nosotros mismos y ante los demás.

Los momentos llegan y creo que es tiempo de cambiar la autoinfidelidad, esta que significa ir en contra de nuestros principios, violando nuestros valores como seres humanos. Uno de los problemas de ser infiel con uno mismo, es que somos muy débiles a la influencia de otras personas y lugares a los que asistimos; por temor callamos, evitamos contradecir la opinión equivocada o definitivamente nos comportamos según el ambiente para no quedar mal con nadie, y que verdaderamente nos hace sentirnos ridículos, ¿te ha pasado?

Empecemos a actuar sobre la base de nuestras propias convicciones, y comenzaremos a ser fieles con nosotros mismos. Por supuesto, requiere firmeza, valor para re- conocerte tal cual eres, sin olvidar la franqueza, es decir estar abiertos y receptivos a las experiencias y nuevos conocimientos, nuevas ideas y aceptar la capacidad que tenemos para cambiar.

Regularmente, exigimos fidelidad de los demás, en el trabajo, tener un salario justo, colaboración de parte de nuestros compañeros de trabajo, que siempre nos atiendan en casa, lealtad, apoyo y ayuda de los amigos, etc.

Y tu estas trabajando, haciendo tu labor con pasión e intensidad, correspondiendo con creces las atenciones, siendo responsable, compartiendo, eres leal?

Para saber con claridad si somos realmente fieles con nosotros mismos, es necesario saber con exactitud cómo está nuestra auto fidelidad. Toma un lápiz y papel y haz este ejercicio rápido:

  • Examina si tus actitudes y palabras no cambian radicalmente según el lugar y las personas con quien estés. Asegúrate que en todo lugar, todos tengan la misma imagen y opinión acerca de ti.
  • Piensa que la fidelidad que exiges de los demás tenga la misma proporción de tu auto fidelidad.
  • Sé prudente para elegir amistades, lugares y eventos. Así no tendrás que esconderte, mentir y comportarte en forma contraria a tus principios.
  • Evita hacer trampa o cumplir con tus obligaciones a medias. Aunque sea lo más fácil y nadie se percate de ello por el momento.
  • Revisa si lo que dices y haces corresponde con lo que piensas y sientes.

La idea es que te sientas bien contigo mismo, que tus pensamientos, tus sentimientos, tus palabras y tus acciones sean el resultado de lo que tú significas, no de lo que otros quieren que tú seas.

Si deseas conocer más sobre este tema no te pierdas la entrevista con Lulú Ferrera en nuestra edición del Programa Más Sana

Categorías:Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s