Sin categoría

Una tregua por México

El mundo como lo conocemos cambiará. Después de la pandemia, veremos renacer otro México. Vivimos un momento histórico. Nunca una pandemia nos había mandado por tanto tiempo a resguardarnos en casa para evitar contagios y con ello, la muerte. Una realidad que sólo habíamos visto en películas. Hoy nos supera.

CAROLINA BEAUREGARD / Politóloga y ex diputada local

Voces críticas ante el inadecuado y contradictorio manejo de la crisis de salud y eventualmente, económica; son muchas.  Lo que es cierto, es que a la par de las críticas fundamentadas ante la debacle que se avecina, han surgido liderazgos que piden unidad y solidaridad entre los mexicanos en un pacto donde todos coincidamos para literal, ‘salvar’ al país.

Las crisis nos forzan a cambiar, nos obligan a reinventarnos como personas y como país, forman parte de la vida y la historia de la humanidad. Gracias a ellas aprendemos, después de dolorosas experiencias, pero aprendemos.  Así que saldremos de ésta y ojalá que más humanos.

Administrar la bonanza es sencillo, ser líder en medio de una crisis de esta magnitud, requiere empatía, talento y voluntad. Afortunadamente para el Presidente, Gobernadores y Alcaldes, no están solos. Hoy tenemos una sociedad civil mucho más articulada que en aquel 1985 que se hizo sentir por primera vez ante la parálisis del gobierno.

Vivimos en los tiempos de la conectividad inmediata que nos proporcionan las redes sociales. Basta un mensaje en redes para armar una marcha o un día sin mujeres en un país de 120 millones de personas.

Esta crisis desnuda las carencias de nuestra endeble economía, nuestro precario sistema de salud y la desigualdad del mexicano que puede trabajar desde su casa al mexicano que no tiene agua potable y además tiene que salir para ganar el sustento diario.

Viviremos tiempos difíciles, no hay duda, la interrogante es cómo. Por eso es momento de apelar a la unidad. A aprovechar esas voces, ese talento y generosidad que se vislumbra en medio del caos. El gobierno está desperdiciando la oportunidad de hacer un llamado a unirnos para enfrentar esta gran sacudida a nuestro orden conocido.

“Los buenos propósitos suelen tener algo de ingenuo e irreal. Hasta que se convierten en hechos” como cita la periodista Anatxu Zabalbeascoa.  Aunque hoy suene utópico necesitamos a la sociedad civil en una misma sintonía, mexicanas y mexicanos simplemente. Así, sin etiquetas: la iglesia católica, las iglesias protestantes, bancos de alimentos, cámaras empresariales; micro, pequeñas y medianas empresas; universidades públicas y privadas, partidos políticos, medios de comunicación y ciudadanos de a pie, buscando soluciones para no paralizar el ingreso de 36 millones de mexicanos que conforman el sector productivo de este país.

Veo una tregua anunciada desde diversos sectores, pero no veo que el gobierno esté tomando la palabra y coordinando esos esfuerzos aislados para convocar a un gran New Deal mexicano.

El tiempo se agota. Si no salimos fortalecidos, el daño será irreversible en mucho tiempo. A nadie le conviene. Aquí vivimos. Aceptemos la tregua.

Categorías:Sin categoría

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s