Sin categoría

De emprendedora a empresaria

17-1

¡Identifica en qué etapa de emprendimiento te encuentras y trabaja en sus principales desafíos!

Mary Paz Herrera / CEO soyemprendedora.org

Ser emprendedora o empresaria y no morir en el intento implica algo más que trabajar por cuenta propia. Ser emprendedora significa tomar la decisión de iniciar el camino por cuenta propia, conectando con lo mejor de ti: tu pasión, talentos, saberes, fortalezas y experiencias, además de tu valentía y determinación para llegar a ser una empresaria de éxito.

¿En qué etapa de tu vida te encuentras?

En todos los años que llevo trabajando con emprendedoras y empresarias, he observado que existen varios obstáculos —unos reales, otros simbólicos– que hacen más complicado el proceso de iniciar un negocio, y sin duda uno que en particular hace la diferencia del emprendimiento de una mujer a un hombre, es la etapa de la vida en la que se encuentra y sus circunstancias familiares.

¿Eres soltera, casada, viuda, divorciada o separada? ¿Tienes hijos? ¿Tienes 20 años o estás en la etapa de las reinas, con más de 40 años? ¿Vives sola o acompañada? ¿Tienes personas mayores a tu cargo, o incluso hijos o familiares enfermos? Todos estos factores cuentan, porque cada etapa de nuestra vida y los deberes socialmente establecidos demandan una gran cantidad de energía y tiempo.

Si has entrado y salido de la ruta emprendedora, no te aflijas; a las mujeres nos pasa con gran frecuencia que iniciamos, suspendemos, volvemos a iniciar, porque muchas veces en nuestra lista de prioridades se encuentran otros temas… ¡sólo date un tiempo para esperar, respirar y reorganizar tu vida.

Finalmente, te comparto una de mis frases favoritas de Steve Jobs: No dejes que el ruido de las opiniones de otros apague tu propia voz interior. Muchas personas, cuando les platicas tus sueños, se encargan en desanimarte; por ello es muy importante que busques la opinión de gente experta, exitosa y apasionada que te aprecie y quiera compartirte su experiencia para animarte. Y, lo más importante… ¡jamás te rindas!

17-2

¿En qué etapa se encuentra tu emprendimiento?

El Global Entrepreneurship Monitor (Informe GEM; España, 2018), concibe el proceso de emprender en diversas etapas que a continuación te presento, para que identifiques en cuál te encuentras y ubiques tus necesidades y mayores desafíos.

Eres una emprendedora potencial.

Tienes la intención de emprender.

Desafíos: Te acompañan dudas y miedos relacionados con la pregunta “¿Qué negocio inicio?”. Tienes poca claridad sobre tus talentos y áreas de dominio. Aún no tienes aterrizada la idea y desconoces la forma de cómo iniciar un negocio.

Sugerencias: Capacítate y asesórate para identificar tus fortalezas y talentos, y conectarlos con oportunidades de negocio en tu región. Desarrolla un modelo y un plan de negocios.

Eres una emprendedora naciente.

Llevas operando 3 meses y ya generas ingresos.

Desafíos: Alcanzar tu punto de equilibrio entre ingresos y gastos, hacer ajustes a tus precios de venta, definir tus estrategias de venta con mayor precisión y ubicar los canales de comercialización más eficientes y rentables. Si aún no has desarrollado un plan de negocios… ¡urge!

Sugerencias: Capacítate y asesórate. Elabora un plan de negocios y financiamiento.

Eres una emprendedora nueva.

Llevas emprendiendo entre 4 y 42 meses.

Desafíos: Si aún no tienes un plan de negocios, sigues en riesgo, porque desconoces aspectos fundamentales sobre finanzas, mercadotecnia, leyes y asuntos fiscales. Desarrolla un plan de trabajo y enfócate en profesionalizar tu empresa. Contrata servicios que apoyen tu consolidación y crecimiento. Si eres sujeta de crédito tal vez requieras de un financiamiento para crecer.

Sugerencias: Capacitación, asesoría, innovación y financiamiento.

Eres una empresaria consolidada.

Llevas operando tu negocio más de 42 meses.

Desafíos: Profesionalízalo y estandariza procesos. Innova, haz alianzas, realiza nuevas inversiones e incorpora tecnología. Quizás ya es tiempo de pasar de un mercado local a uno regional y más allá… ¡o de tomar unas buenas y merecidas vacaciones!

Sugerencias: Capacitación, asesoría, innovación, reinversión, alianzas y financiamiento.

Abandono empresarial.

Has cerrado o traspasado tu empresa en el último año, pero esta etapa no es definitiva: depende de tus planes futuros.

Desafíos y sugerencias: Piensa qué harás en un futuro cercano. Toma un descanso, inspírate… ¡y vuelve a intentarlo!

Categorías:Sin categoría

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s