Sin categoría

Editorial: 8 estrategias para el cambio

ÉRIKA RIVERO ALMAZÁN ••• EDITORA DE MÁS SANA

 

  1. Determina tu propósito. Si no tienes claro cuáles son los beneficios de la transformación que vas a emprender y porqué la haces, es posible que pronto la desmotivación entre por la puerta principal y todo se venga abajo. ¡Debes estar 100% convencido de lo que vas a hacer!
  2. Pasión. Convencimiento, deseo, ensoñación y emoción son algunos de los factores que deben involucrarse cuando tomas la decisión de cambiar alguna área de tu vida. Si no los tienes, es probable que te quedes a medio camino.
  3. Pagar el precio. Para realizar una transformación en tu vida, sea cual sea —un nuevo proyecto laboral, una relación sentimental con la pareja o con tu familia, aprender un nuevo idioma, someterte a un régimen alimenticio o de ejercicios, desactivar hábitos dañinos, etc.–, por lo regular se debe suministrar una considerable cantidad de tiempo, dinero y esfuerzo. Así que contempla esto en tu planeación, pues sólo así evitarás la frustración y la fatiga.
  4. El factor tiempo. Para que un cambio funcione se requiere delimitar un momento de inicio y otro de término. Algunos ameritan unos días, pero otros requieren semanas, meses y hasta años para ser llevados a cabo. Lo más recomendable es que los escribas en una agenda —la de tu celular es ideal–, o bien en el casi extinto almanaque que se cuelga en la casa o el trabajo.
  5. Date pequeños premios conforme avances. La motivación es vital para seguir progresando en tu meta, pues en la celebración cultivarás la felicidad que alimenta los motores de tu emprendimiento… ¡no escatimes en ello! Dependiendo de la meta lograda, que así sea tu recompensa.
  6. Coméntalo. Está demostrado que cuando le comentas a alguien tu proyecto, de manera inconsciente construyes un compromiso personal que te obliga a cumplirlo. No es necesario que lo subas a redes sociales; con que se lo cuentes a alguien, en corto, es suficiente.
  7. Cumplido el objetivo, aprovecha sus beneficios. Si ya aprendiste inglés, entonces viaja y practícalo; si ya bajaste de peso, cómprate ropa a tu medida; si te compraste la casa de tus sueños, inicia la decoración. En fin… ¡disfruta de tus éxitos!
  8. Una vez cumplido el objetivo, empieza otro de manera inmediata. Si luego de aprender inglés viajaste para practicarlo, ahora comienza a ahorrar para adquirir la casa de tus sueños. Está comprobado que —una vez que la mente se entrena para lograr un objetivo– el programa se queda instaurado en nuestra mente y nos resultará más fácil alcanzar un siguiente objetivo… ¡aprovecha el efecto cascada! •••

 

Business concept as a group of paper ship in one direction and w

Categorías:Sin categoría

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s