Sin categoría

Dos rituales psicomágicos para darle un giro a tu vida

VISITAME EN FACEBOOK AQUÍ

Los cambios no se logran por casualidad o por milagro. Se requiere de ciertas acciones conscientes y constantes que ayudarán a dejar atrás aquello que estorba o molesta.

ALEJANDRO JODOROWSKY ••••• PSICOMAGO

 

Saca de tu entorno a las personas vampíricas

stones colored in different color ink on one half, the second half - monochrome gray stones

Muchos individuos que no han encontrado una meta donde dirigir su vida, tienen la necesidad de llenar su tiempo. Pensando que son nuestros amigos, amueblan el vacío de su existencia diaria con nosotros. Nos hacen malgastar nuestro tiempo de muchas maneras: contándonos chismes o malas noticias, alabándose a sí mismos, quejándose, invitándonos a caer en vicios… pero nunca son capaces de interesarse por lo que somos o sentimos profundamente. Nos usan como espejos de su superficialidad. Amistad es crear algo juntos, no matar el tiempo juntos.

Si te sientes socialmente atrapado en este tipo de relaciones, te recomiendo tomar una fotografía de ese “amigo”, pegarle una tirilla de plástico negro en la boca y meterla dentro del refrigerador, con la cara hacia abajo. Su inconsciente comprenderá el mensaje y poco a poco verás que, sin un gran esfuerzo, esa relación se irá enfriando.

Deshazte de la “basura espiritual”

Todos los objetos que nos rodean influyen en nuestra vida de una manera positiva o negativa. El inconsciente da un significado simbólico a cada cosa. En nuestro espíritu ellas adquieren una forma de vida. Actúan como llaves que abren viejos traumas, haciéndolos derramar el dolor reprimido o liberar fuerzas sanadoras.

Cada bien que reposa en nuestro hogar está acompañado de recuerdos y ocupa un espacio en nuestra mente, absorbiendo o dando energía. Los objetos sin utilidad y sin significado profundo, regalos que conservamos por compromiso, restos de un pasado superado, adornos para llenar sitios vacíos, documentos caducos, libros que no volveremos a leer, etc. absorben nuestra energía vital y nuestra capacidad de concentración, atándonos a periodos de nuestras vidas que creemos haber sobrepasado. A este conjunto podemos llamarlo “basura espiritual”.

Para que el desarrollo de tu conciencia se efectúe sin esa clase de obstáculos, consigue etiquetas adhesivas y divídelas en dos grupos. En las de uno escribe ¡SÍ! y el las de otro ¡NO! A las doce de la noche de un domingo cualquiera debes recorrer toda la estancia donde vives y examinar todo lo que contiene (muebles, cuadros, libros, discos, papeles, ropa, vajilla, objetos de adorno, colecciones, fotografías, diplomas, sábanas, etc.). A medida que la noche transcurra y llegue el alba del lunes, dedícate a pegar etiquetas en todo lo que veas: ¡SÍ! (si es una cosa útil) o ¡NO! (si es algo inútil). Podrías encontrar un objeto que te parezca útil, pero que provenga de una época en la que vivías con una pareja con la que ya has terminado una relación, o bien que has heredado de un pariente muerto cuyo recuerdo te resulta ingrato, o incluso un regalo que te ata a un nudo incestuoso. A esos también debes ponerles una etiqueta con ¡NO!

Al final de esta tarea, debes amontonar en la basura todos los objetos designados con una etiqueta ¡NO! Sea cual sea el valor de estas cosas inútiles, no deberás intentar venderlas o regalarlas. Si las vendieras, el dinero recibido y los nuevos objetos comprados con él continuarían atándote a ese pasado tóxico.

Al retirar de los objetos restantes la etiqueta ¡SÍ!, debes exclamar con sinceridad “¡Gracias!”. Luego deberás agrupar estas etiquetas para formar con ellas una bola, que colocarás en una maceta para después rellenarla con tierra… ¡en ella sembrarás una bella planta florecida! •••

 

Sales person painting colorful splatter

¿Cuánto tiempo lleva cambiar?

En el momento mismo en el que decidimos comenzar a hacer algo que nunca habíamos hecho antes, ya estamos en el camino de la sanación. Vivimos con círculos viciosos de hábitos. Tenemos hábitos mentales, hábitos emocionales, hábitos sexuales y hábitos corporales. Cuando rompemos los hábitos, aparece una nueva dimensión de nosotros mismos, porque en el fondo, somos tan infinitos como el Universo. Pero la familia, la sociedad y la cultura dominante nos encajan en un molde, y sólo hasta que decidamos salirnos de él podrá empezar la auténtica curación. Para sanar, hay que hacer algo que no hayamos hecho antes, y mientras más difícil, mejor.

Según la escritora Janet Bray Attwood, si dedicas 21 días a practicar nuevas costumbres, podrás cambiar cualquier hábito. Lo único que necesitas es la voluntad para efectuar ese cambio. Pero… ¿por qué exactamente 21 días? Porque ese tiempo es sinónimo de gestación, una metáfora de la creación de algo: la incubación de un pollo, el ciclo estral del cerdo, de la vaca, de la yegua; el celo de la gata, el tiempo que tarda una abeja obrera en pasar de huevo a adulta…

Categorías:Sin categoría

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s