Sin categoría

El glamour de Esteban Mayo

VISITA MI FACEBOOK AQUÍ

IRMA ASOMOZA ••• PhD

 Alexander the Great Monument, Skopje, Macedonia

Para los que convivimos tan de cerca con él, ha sido una gran pérdida… ¡hace poco trascendió y de seguro ahora sí verá a las estrellas de cerca! Yo sé que muchos lo conocían porque estudiaron con él, lo veían en tele o escuchaban en la radio sus horóscopos y predicciones, o bien se siguen acercando a buscar cosas místicas en el pasaje que lleva su nombre en la CDMX.

Sin embargo, Estebanito —como yo le decía de cariño– no sólo fue astrólogo y maestro espiritual: también estudió medicina, actuó en una decena de películas (en una de ellas dirigido por Luis Buñuel) y diseñó el vestuario de otras dos, le ganó al mismísimo Marcelo Mastroianni el codiciado título de hombre más sexy del mundo, vistió a la crema y nata de la realeza y durante algún tiempo fue el modisto oficial de Jacqueline Kennedy.

Lo mejor de él era su gran corazón, su generosidad, sencillez y simpatía. A él le debo mis pininos en la radio, pues hicimos durante mucho tiempo un programa muy exitoso, Música con Ángel… ¡era un agasajo departir con él! Además, participó como juez en un certamen sobre la China Poblana que organicé alguna vez.

Fue el único mexicano que apareció en la portada de la revista Time Life, y tenía miles de anécdotas, como haber tomado el té con la reina Isabel II… ¡participar en las fiestas de la familia real era algo normal para él! Su indumentaria siempre llamaba la atención, como alguna vez que estuvo en Puebla luciendo unos sacos color camote y mostaza. Cuando le dije “Estebanito… ¡tus sacos están increíbles!”, con toda naturalidad se levantó la solapa y me contestó: “Me los mandó este muchacho, Valentino, en agradecimiento por haberlo recomendado con Jacky Kennedy cuando ya no puede seguir confeccionándole su vestuario”.

En su casa de más de una hectárea —en lo que ahora es Santa Fe– lucía muebles muy exclusivos, como una cama que perteneció a la familia Borgia y costosos sillones López Morton, sobre los que sus siete gatos retozaban cómodamente. Su estudio de grabación era más ostentoso que muchos de los que he conocido, y su equipo de colaboradores —capacitados y siempre muy dispuestos– ofrecían todas las ventajas para grabar los programas confortablemente.

En fin, escribo esto para honrar la memoria de un hombre que vivió todo el glamour de la sociedad internacional, hasta que un día dijo: “Abandono todo para descubrir los misterios del Universo, el espíritu y la vida”. Estebanito: te quise mucho pero no quisiera reencontrarte muy pronto, aunque sé que en algún momento sucederá y entonces volveré a disfrutar de tu buen humor y enorme sensibilidad. •••

Categorías:Sin categoría

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s