Sin categoría

¿Qué significa nutrir?

VÍCTOR DOMÍNGUEZ / Subdirector de Casa EPUHC

Según Wikipedia, la nutrición es la ciencia que estudia los procesos metabólicos y fisiológicos que ocurren en el organismo con la ingesta de alimentos. Sin embargo, el verbo nutrir tiene una historia muy antigua: el sitio web etimologias.dechile.net dice que proviene del latín nutrire, que a su vez viene de la raíz indoeuropea sna, que evoca la idea de humedad, pues también origina palabras como nadar, gotear o bañar. Inclusive, el vocablo nodriza comparte el origen, así que ya vamos viendo que nutrir no sólo implica controlar los insumos y transformaciones digestivas, sino una sensación placentera de sentirse abrazado, satisfecho y tranquilo.

Una de las acepciones del verbo nutrir que ofrece el Diccionario de la Real Academia 12Española (DRAE) es: “aumentar o dar fuerzas en cualquier línea, especialmente en lo moral”. La muy actual búsqueda frenética y extenuante de un modelo de nutrición “perfecto”, no hace otra cosa que debilitarnos, pues soslaya las consideraciones personales, sociales y psicológicas que circundan al acto de comer, del que la nutrición fisiológica es solamente una componente. ¿O creemos que sería mejor tener líneas en serie en las que se nos nutriese surtiendo por vía intravenosa todas aquellas substancias que nuestro organismo requiere? ¿Dónde queda la nutrición (es decir, el fortalecimiento) de nuestro entorno social? ¿Cómo aprenderíamos a convivir sin el ritual de la comida (en cualquiera de sus variantes culturales)?

Personalmente, no me cabe la menor duda que me nutrieron mucho más los caldos de pollo que me hizo mi mamá cuando me sentía mal, que la mejor dieta macrobiótica que me pudiese haber recetado el mejor nutricionista pediátrico del mundo. No pretendo negligir la importancia del cuidado fisiológico de nuestra ingesta, pero me parece que nos convendría ligar a las consideraciones técnicas, un poquito de consideración humana. No se trata nada más de “reponer los materiales degradados durante los procesos catabólicos”, sino de aumentar o dar fuerzas en cualquier línea, especialmente en lo moral.

Hace algunas semanas los fenómenos sísmicos hicieron que toda la sociedad mexicana se nutriese de valor, ternura y solidaridad, que no se pueden comprar, pero… ¡qué bueno que sabemos hacerlos!

Categorías:Sin categoría

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s