Sin categoría

Isquemia cardiaca

La isquemia es la cardiopatía con mayor incidencia y prevalencia en el adulto.

LILIANA LIZETH GALVÁN / Cardióloga Ecocardiografista en Laboratorio Médico del Chopo

Las alteraciones cardíacas (cardiopatías) pueden ser congénitas o adquiridas; de estas últimas la más importante por su incidencia y prevalencia en el adulto es la cardiopatía isquémica, ocasionada por una obstrucción del riego arterial al corazón que disminuye el oxígeno y otros sustratos en la sangre y permite la acumulación anormal de productos de desecho del metabolismo celular.

El estrechamiento de las arterias coronarias que irrigan el corazón ocurre fundamentalmente por la proliferación de músculo liso y el depósito irreversible de lípidos. La lesión principal sobre el interior de los vasos sanguíneos del corazón se denomina placa de ateroma, rodeada por una capa de fibrosis.

Stethoscope and heart, isolated on white background

Métodos diagnósticos

Prueba de esfuerzo electrocardiográfica. Sigue ocupando un lugar importante en el diagnóstico y la evaluación del pronóstico, así como en el control de la respuesta al tratamiento médico. Se indica para pacientes con dolor torácico, cuando se presentan alteraciones en el electrocardiograma, ahogo o dificultad en la respiración, y ante sospecha de angina de pecho o infarto de miocardio.

Esta prueba nos permite comprobar la respuesta a diferentes tratamientos realizados en pacientes que han sufrido una angina o un infarto de miocardio, o bien revisar al paciente por solicitud laboral o prelaboral. En medicina del deporte permite establecer la respuesta y capacidad de recuperación del sistema cardiovascular al esfuerzo físico intenso, además de detectar posibles alteraciones. También se utiliza en las revisiones preventivas, en especial en pacientes con mayor riesgo de cardiopatía isquémica, como son los hombres mayores de 40 años y las mujeres mayores de 45.

Ecocardiografía. Este método identifica de forma rápida las consecuencias de la isquemia sobre el músculo miocardio: los segmentos isquémicos pierden capacidad de engrosamiento sistólico y quedan acinéticos (con falta total de engrosamiento sistólico) o discinéticos (expansión sistolíca de los segmentos afectados). En la angina, las alteraciones son transitorias y en el infarto persistentes. El adelgazamiento parietal y el aumento de la refringencia de los segmentos afectados (fibrosis), indican que no se trata de un fenómeno agudo, sino de una necrosis ya establecida.

También puede identificarse la insuficiencia mitral, que en el infarto agudo de miocardio puede producirse por varios mecanismos: la dilatación del anillo valvular, la disfunción sistólica del ventrículo izquierdo o aguda isquémica de un músculo papilar.

El grado de afectación de la contractilidad global y la extensión de la afectación segmentaria, son de gran valor para elaborar un pronóstico.

El carácter no invasivo y el bajo costo relativo de la ecocardiografía facilitan su repetición para monitorizar cambios por expansión y remodelado del ventrículo izquierdo y su repercusión sobre la función ventricular.

Categorías:Sin categoría

Tagged as: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s