Sin categoría

“¡Me encanta el dinero!” Editorial

Excited businessman raising thumbs up and standing under money r

 

Érika Rivero Almazán
Editora de Más Sana Revista
y Directora de Más Sana Comunicaciones

Cuando escuchamos a alguien decir: ¡me encanta el dinero! de inmediato lo juzgamos y le colgamos mil etiquetas: ambicioso, materialista, codicioso, banal, interesado… ¡en fin! Y es que en el imaginario colectivo, desde hace miles de años y sobre todo desde algunas religiones, se sataniza el dinero.

En la cultura mexicana existen frases terribles que perviven entre nosotros como el aire que respiramos: De los pobres será el reino de los cielos y Pobre, pero honrado, entre muchas otras, como si el dinero fuera malo, como si el ser rico fuera una vergüenza, como si no fuéramos merecedores de abundancia y prosperidad. El dinero en realidad es otra cosa, una energía que te puede proveer de cosas maravillosas: comodidad, seguridad, bienestar, alegría…

Si tienes problemas con el dinero no se debe a la situación económica (que siempre ha sido complicada, sobre todo en este país), a la crisis internacional, al gobierno, a tus padres, a tu jefe o a tu pareja. La falta de ingresos nos habla de una carencia dentro de nosotros: incapacidad de disfrutar de la vida diaria, falta de autoestima, desconfianza en uno mismo y en los demás, miedo al cambio, culpa y pactos con la pobreza arraigados por creencias familiares, entre muchos otros. En pocas palabras, si no hay dinero en tu cartera es porque no crees merecer la riqueza.

Robert Kiyosaki, autor del best-seller Padre pobre, padre rico, asegura que el dinero es una ilusión y que sólo los que evitan ser sus esclavos y entienden su verdadero poder pueden acceder a tenerlo en abundancia. Él nos da los siguientes consejos:

  • El dinero es uno de tus mejores amigos: trátalo bien, alégrate de su llegada.
  • Nunca trabajes para ganarlo. Trabaja para aprender.
  • Si no tienes dinero, tú eres el problema y debes estar dispuesto a hacer los cambios necesarios.
  • Los pobres y la clase media trabajan para ganar dinero, mientras que los ricos hacen que el dinero trabaje para ellos.
  • Las personas no se dan cuenta de que su falta de educación financiera es el verdadero problema de su falta de solvencia, pues rara vez los aprietos económicos se van a solucionar sólo por incrementar nuestros ingresos.
  • Evitar el dinero es tan malo como sentirse atraído por la riqueza.
  • Si puedes trabajar sin pensar en cobrar un sueldo, pronto tu mente te mostrará oportunidades que otros no ven, por estar centrados únicamente en buscar dinero y seguridad.
  • La mayoría de las personas caen en la trampa de trabajar por poco dinero, debido a la ilusión de un empleo seguro.

Categorías:Sin categoría

Tagged as: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s