Sin categoría

A la sombra de la perfección

perfeccion

Si por alcanzar el éxito te olvidas de tus necesidades y deseos, la vida te pasará una factura muy cara.

Lulú Farrera / DIRECTORA DE SALUD INTEGRAL INTELIGENTE

La perfección es una utopía, porque para alcanzarla nos inspiramos en modelos irreales. Sin embargo, para muchas personas cualquier cosa que esté por debajo de un ideal es inaceptable. La razón seguramente radica en que vivimos en un mundo lleno de exigencias, demandas, estereotipos y necesidades, y las mujeres en particular nos enfrentamos a diversas situaciones que nos llevan al límite. Debemos ser buenas hijas, esposas, madres, amigas, amantes, amas de casa y profesionistas; además, se nos exige eficiencia y prontitud en todo lo que hacemos, ser bellas y dueñas de un cuerpazo, y por si fuera poco tener siempre una sonrisa en el rostro, a pesar de lo extenuadas que estamos por dedicar todo nuestro tiempo a lograr el éxito en las innumerables actividades que emprendemos.

Ante esta situación, deberías reflexionar lo siguiente: si el éxito es tu único objetivo en la vida, entonces ésta se convertirá en una carrera durante la cual lo único verdaderamente importante será resolver con rapidez y efectividad los problemas, tanto propios como extraños… ¡Te volverás experta en detectar qué es lo que los demás esperan de ti! Pero… ¡cuidado! Si proyectas una imagen triunfadora y segura ante los demás y al mismo tiempo te olvidas de quién eres en realidad, de tus propias necesidades y deseos, tarde o temprano la vida te pasará una factura muy cara.

Con lo anterior no quiero decir que seamos incapaces de lograr el éxito en nuestras vidas, o que no deberíamos intentarlo siquiera. Las mujeres tenemos la capacidad natural de realizar múltiples tareas de manera simultánea, pero hacer un alto en esta frenética carrera para mirarnos a nosotras mismas y reconocer nuestras emociones, nos permitirá cortar la inercia que nos lleva por un camino por el que ni siquiera estamos seguras de querer transitar.

Si nunca tienes tiempo para ti —por estar muy ocupada cumpliendo las expectativas de tu entorno y buscando la mirada de aprobación de los demás–, es momento de que te decidas a dejar de vivir bajo la sombra de la perfección y el deber ser.  Para lograrlo, simplemente haz un espacio en tu día y túmbate en el sofá a ver una película, leer un libro, tomar un café, platicar… ¡Lo mereces!

Considerar los límites y alcances propios nos ayuda a identificar lo que sí podemos hacer y lo que no. ¡Deja de hacer lo imposible y enfócate en lo real, echando mano de tus fortalezas! Y recuerda: la imperfección no es mala… ¡es algo humano!

Categorías:Sin categoría

Tagged as: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s