Sin categoría

Clima escolar: la solución educativa del siglo XXI

12

“La educación no cambia el mundo, cambia a las personas que van a cambiar el mundo”. Paulo Freire.

Liceo Británico de México, A.C. / INTERNATIONAL EDUCATION

Existe preocupación por promover la convivencia escolar sana e inclusiva en las escuelas, pues se ha detectado que de esto depende mucho el rendimiento dentro y fuera del aula de los alumnos cuya edad va de los 6 a los 10 años.

El llamado bullying (acoso escolar) es un problema que trastorna el estado emocional y psicológico de todo estudiante, y uno los temas de conflicto es la carencia de confianza generada por la falta de un buen ambiente de aprendizaje. La convivencia escolar se entiende como un espacio de co-construcción en las relaciones interpersonales de una escuela, entre estudiantes, apoderados, docentes, directivos, no docentes y otros actores que participen e interactúen con ella, donde se promueva el respeto mutuo, la aceptación de la diversidad, la cooperación, la solidaridad y la resolución asertiva y sin violencia de conflictos. En esta relación también encontramos el clima social de la escuela y una serie de variables exógenas, como la familia del estudiante, los medios de comunicación, la comunidad, la sociedad, el sistema educativo y las políticas públicas.

A los niños y jóvenes cada vez es más difícil verlos en hogares íntegros. Muchos de ellos en su contexto sufren de violencia, carecen de atención, viven con personas ajenas al núcleo familiar y padecen cambios emocionales no previstos por los adultos, entre otros factores.  En consecuencia, todos los días al llegar a las aulas impregnan en ella sus sentimientos y emociones, y la acumulación de ellos desafía al magisterio, sobre todo cuando se pretende insertar a los alumnos en actividades escolares que les parecen absurdas o aburridas. La pregunta es: ¿Cómo romper con el esquema?

Realizar un cambio en nuestros centros educativos es facultad de todo docente apasionado por su labor, pues “la educación no cambia el mundo, cambia a las personas que van a cambiar el mundo”, decía el educador brasileño Paulo Freire.

La intervención sobre conductas negativas o violencia escolar debe ser desarrollada de manera transversal a partir de estrategias fundamentadas en el proyecto educativo de la escuela y los padres de familia, con la finalidad de incorporarse en la misión, visión y objetivos de dicho proyecto, con el fin de potenciar una convivencia sana y orientada a la inclusión.

Categorías:Sin categoría

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s